Viajes

Viajar a Tailandia: Una experiencia enriquecedora

Viajar a Tailandia - Koh Tao

¡Hola! Mi nombre es Héctor Fernández y a partir de hoy y durante las próximas semanas voy a compartir contigo mi experiencia en Tailandia.

Si estás leyendo este post, seguramente tienes en mente viajar a Tailandia. Por ello te voy a relatar mi experiencia durante 26 días de viaje, junto a mi novia Esther, por el “Reino de Siam”.

En este blog encontrarás de todo: lo bueno y lo malo sobre viajar a Tailandia, desde nuestro punto de vista. Pero sobre todo dos cosas fundamentales:

  •  Infinidad de consejos útiles para tu aventura en Tailandia: Desde cómo programar tu itinerario hasta cómo negociar con los tailandeses,…
  • Multitud de experiencias y anécdotas que me han ayudado a mejorar como persona y a mirar la vida de una forma más positiva.

¡Vamos allá!

¿ Viajar a Tailandia ?

Este año decidimos viajar a Tailandia en diciembre, puesto que podíamos juntar bastantes días de vacaciones y en Tailandia, por esas fechas, la temperatura es muy buena. ¡El 90% del tiempo lo pasé en cholas!

En la actualidad, Esther y yo vivimos en Berlín (ya sabes, por eso de la crisis), así que viajamos directamente desde allí.

No te preocupes, voy a crear una página en la que puedas ver las mejores conexiones desde las principales ciudades de España:-).

 

A la hora de comprar un vuelo a Tailandia son importantes 3 cosas:

  • Reservar el vuelo con tiempo, pero sin pasarse: En este post de Skyscanner podrás ver alguno de los secretos mejor guardados a la hora de reservar un vuelo a un gran precio.
  • Búsqueda por varios medios. Aquí puedes encontrar un post genial de Bitácoras de viaje sobre este tema.
  • Ver duración del vuelo: Créeme comprar un vuelo de 37 horas no te compensa ahorrarte 50€. Como diría Aristóteles ¡La virtud está en el medio! :-). Lo mejor que conseguimos nosotros fueron 14-16 horas de vuelo.

En cuanto a la compañía, nosotros viajamos a Tailandia con Qatar Airways, ya que viaja directamente desde Berlín. Nos salió 669,14€ ida y vuelta a cada uno.

Teniendo en cuenta que era temporada alta y que compramos los billetes un mes antes, no salió mal de precio.

Sin duda fue una buena elección. Aviones súper cómodos, con pelis (eso sí dobladas a español latino) juegos, comida para todo el mundo,.. como las aerolíneas europeas vaya.

PRO TIP: Si haces escala en Doha, como nosotros, podrás encontrar en la terminal una zona con una especie de sillones-hamaca y menos luz, en las que podrás dormir cómodamente 🙂

 

¡Ya estamos llegando! Aterrizamos en el aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok. ¡Empieza lo bueno! ¿Te vienes?

Bangkok: 3 días intensos y de descubrimiento

Una vez llegados al aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok, fuimos al control de pasaportes (tranquila/o, no hace falta pagar :-)).

Una vez pasamos el control, recogimos las mochilas y sacamos dinero en un cajero que estaba al lado (los famosos ATM).

Puesto que ya habíamos reservado las primeras noches en el hostal Nappark, muy cerca de Khao San Road, seguimos sus indicaciones: Cogimos el Sky Train y nos bajamos en la última parada: Phaya Thai.

Una vez ahí, empezamos a ver lo importante que era aprender a negociar en Tailandia > Visita el post sobre Bangkok. Aprenderás algunos trucos para negociar con los taxistas de Bangkok 😉 .

Chiang Mai: una ciudad acogedora

LLegamos a Chiang Mai sobre las 9 de la mañana, tras viajar con el tren nocturno desde Bangkok. Nada más llegar podía notarse la tranquilidad y un cierto aire rural.

Lo que no cambiaba era la afición por practicar el deporte nacional: el regateo. Tras el típico tira y afloja, a través de señas, conseguimos que nos llevara en su taxi por unos 150 Baths.

Puesto que el taxista no sabía muy bien dónde estaba el hostal, nos dejó en una calle y nos dijo como buenamente pudo que ¡el hostal debería estar por ahí! 😀 .

Como teníamos las indicaciones en un pequeño mapa que no daba para mucho, nos dispusimos a buscar el hostal que habíamos reservado.

Tras algunas vueltas, dimos con él. Nos recibió su encantadora dueña, Arlhan.

Pai: Un oasis occidental en medio de la Naturaleza

Tras 3 días en Chiang Mai y con cierta pena nos despedimos de gente fantástica, incluída Arlhan (no tenemos foto suya porque se quedó dormida el último día :-D), nos vino a recoger a la Guest House el tuc tuc que nos trasladaría al minibus dirección Pai.

En el tut tuc conocimos a dos hermanos franceses que también iban dirección a Pai, con los que haríamos buenas migas.

TOTAL VIAJE CHIANG MAI-PAI: 180 Baht

 

Tras un viaje de 3 horas plagado de curvas, llegamos a Pai, a la calle central que todas las tardes se convierte en un mercado.

Allí nos despedimos de nuestros colegas franceses y quedamos en el mismo sitio a las 20:00 para ir a cenar (ya éramos colegas de toda la vida :-D).

Entonces pusimos rumbo a nuestro nuevo hostel: Pai Circus Resort, a unos 5-10 minutos del “centro”, pero lo suficientemente apartado como para poder disfrutar de la naturaleza y los paisajes de Pai.

Ya teníamos nuevo hogar: Cabaña para dos personas por 400 Bahts la noche.

 

Ya estábamos plenamente instalados en nuestro nuevo hogar, un paraíso que con el paso de los días se convertiría en un pequeño infierno… No te pierdas esta historia. ¡La publicaré en unas semanas!

Pai-Chang Khong-Laos-Luang Prabang: El viaje inesperado.

Lo que en un principio sería un viaje cuasi-organizado por el río Mekong hasta Luang Prabang, se convirtiría en una odisea y un viaje en sí mismo, en el que, aunque no pudimos realizar la excursión que habíamos planeado, lo recordamos como una de las experiencias más enriquecedoras, divertidas y genuinas de todo el viaje. Una especie de “Lost in Translation” en Laos 😀 .

Después de una serie de casualidades (o causalidades) aprendí, o más bien volví a recordar, que ser positivo y relativizar las cosas hace todo más fácil y simple… y por tanto, ¡te hace más feliz! A se me olvidaba algo,…¡la paciencia! 😀 . Próximamente en Mochila y lápiz.

Luang Prabang

Tras el accidentado viaje desde Pai y el propio micro-viaje a nuestro interior, llegamos a Luang Prabang,.. a las 5:30 de la mañana.

Cogimos un tuc tuc entre varios desconocidos, entre ellos un chico del País Vasco muy simpático. Aunque hablábamos en inglés en un principio, en seguida me di cuenta de su procedencia. Le dije: “¿tú eres español no?” y empezaron las risas. ¡Nuestro acento nos delata! 😀 .

Nos dirigimos a la Guest House que previamente habíamos reservado: Sopha House.

El chico del Guest House no entendía muy bien que hacíamos allí tan tarde y se bloqueó un poco.

En un primer momento nos dijo que no había habitaciones libres. Entonces le pedimos bañarnos (prácticamente todos los baños – incluso públicos – en Tailandia y Laos tienen ducha) y dejar las maletas allí.

Cuando Esther iba en dirección al baño el chico nos dijo que había una habitación libre. ¡Bingo!

Ducha caliente, camas normales con sábanas limpias… ¡no podíamos pedir más a la vida! Paciencia, lo publicaré en unas semanas 🙂 .

Luang Prabang-Koh Tao: Otro viaje…de los que siempre recuerdas

Tras visitar brevemente Luang Prabang (acogedora ciudad Patrimonio de la Humanidad) y disfrutar de cerca del río Mekong, nos dirigimos al aeropuerto con el taxista con el que previamente habíamos cerrado el acuerdo por la mañana (50.000 Kips).

Viaje en taxi desde Luang Prabang al aeropuerto: 50.000. kips/2 personas.

 

Volamos con Bangkok Air hasta la capital de Tailandia.

Aquí empezaría nuestra carrera a la estación de tren de Hua Lamphong, puesto que no teníamos ticket y no sabíamos si podríamos viajar esa noche hacia Koh Tao vía Chumpong.

Al final se convirtió en otro viaje con sorpresas inesperadas. Entre ellas hacer nuevos amigos holandeses, de origen marroquí y turco,  con los que tuvimos un interesante intercambio cultural.

Koh Tao: 10 días de relax y disfrute de la naturaleza

Tras el infame, pero necesario, viaje en ferry (el mar estaba horrible ese día), desembarcamos en Koh Tao.

A la llegada, todos los taxistas se agolpaban a la entrada gritando e intentando “pescar” clientes.

Nuestro taxista nos cobró 150 bahts a cada uno por llevarnos a Sairee, lo que nos pareció un poco excesivo.

Pronto nos daríamos cuenta de que los precios ya no eran los mismos que en el continente.

Koh Tao, más que una isla para mochileros, es una isla para pasar unas vacaciones. Allí puedes hacer senderismo, snorkeling, escalar, tirarte simplemente en la arena sin hacer nada, salir de fiesta,… Muchos australianos aprovechan las vacaciones de navidad para celebrar el fin de año allí.

Parecía un buen sitio en el que quedarnos una temporada más larga, en la que descansar y disfrutar de la naturaleza.

Sin embargo, aquí vivimos el momento de mayor tensión del viaje. Coming soon!

De vuelta a Bangkok

Tras 10 días geniales en Koh Tao, llegó la hora de volver al continente.

Nos despedimos de “El Jefe” y los trabajadores del Bowthong Resort que nos íbamos encontrando por el camino y nos llevaron en la furgoneta del Resort hasta el puerto de Koh Tao.

Hicimos el mismo recorrido de vuelta: Koh Tao-Chumphon-Bangkok aunque, esta vez, el mar sería benévolo con nosotros.

Una vez en Chumphon, tuvimos que esperar varias horas hasta la salida del tren nocturno.

Buscamos algo que comer por la zona y encontramos un bar peculiar en el que sólo se escuchaba reegae y con un gimnasio de muay thai en su interior.

Un bar cuanto menos pintoresco. Aunque lo mejor vendría al ir al baño, ya que tendría que pasar por un pasillo en el que a mano derecha encontraría un típico bar tailandés.

En ese momento me di cuenta de lo diferentes que eran nuestras culturas y de lo importante que es la estética para los europeos (en mi caso). Ese bar podría estar perfectamente en Berlín, salvo por el gimnasio de muay thai, mientras que el otro bar parecía sacado de la película “Apocalípsis Now”: un bar bastante sucio y antiguo, con cuatro mesas y una tele que nadie le hacía caso, y unos tailandeses dentro de una nube de humo, jugando a las cartas y bebiendo.

Sobre las 9 de la noche pudimos finalmente subirnos al tren nocturno y poner rumbo a Bangkok.

Alrededor de las 7 de la mañana llegamos a la estación de Hua Lamphong.

Todo volvía a empezar; teníamos que buscar un taxi y negociar como al principio. Pero ambos teníamos la extraña, pero a la vez placentera sensación, de haber vuelto a casa. Visita el post sobre Bangkok.

Ayutthaya: La última parada. Una experiencia al más puro estilo Thai.

Como broche final de nuestro viaje por Tailandia, decidimos darnos una escapada de un día a Ayutthaya.

Para ello buscamos en la web de  Ferrocarriles Estatales de Tailandia y al día siguiente nos dirigimos nuevamente a la estación de Hua Lamphong.

Compramos 2 billetes en tercera clase por 20 Bahts cada uno y salimos corriendo, puesto que el señor de los tickets nos dijo que el tren estaba a punto de salir.

Aunque el viaje fue un poco duro, la experiencia valió la pena. El post todavía está en el horno. ¡No seas impaciente!

Vuelta a casa!

Como ves, viajar a Tailandia tiene sus pros y sus contras. Pero lo importante es irte con la mochila llena de recuerdos y experiencias (Alguna compra también está bien :-D) y aprender que hasta de los momentos malos se pueden sacar lecturas positivas.

Espero que te haya gustado esta introducción de nuestro viaje a Tailandia y que leas los siguientes posts en los que, como dije al principio, encontrarás información súper útil y buenas historias para viajar a Tailandia y sacarle todo el provecho a tu viaje.

Y si tú también tienes una historia o consejo que contar, ¡compártelo en los comentarios! 🙂

8 Comments

    1. Muchas gracias por tu comentario Ayelén! Ahora estoy un poco liado para escribir por el trabajo, pero te prometo más experiencias 🙂 Seguramente te pasarán un montón de cosas, tanto buena como malas, pero lo importante es vivirlas y aprender de ellas 🙂

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies